Segunda edición del curso de atención al aula inclusiva.

Imagen del blog de sordera. Logotipo de la Universidad de las Américas en blanco y negro. A la derecha puede leerse el slogan "el mundo necesita gente que hable lo que hace".

Hoy comienza la segunda edición del curso de atención al aula inclusiva en la Universidad de las Américas (UDLA). Tiene por finalidad formar durante tres días a más de 100 docentes en inclusión educativa. Para ello, se desarrollan técnicas para poder enseñar a personas con discapacidad visual o auditiva en igualdad de condiciones que el resto de los alumnos.

Dividida en dos bloques (teórico y práctico), la formación trata de hacer ver los nuevos puntos de vista sobre la discapacidad. Reforzando la idea de que las personas con discapacidad no necesitan la caridad o ayuda de los demás. Son sujetos de derecho; por lo que sus derechos deben ser respetados y no vinculados a la buena voluntad.

Para más información sobre estos cursos puede contactar con la dirección info@jorgebanet.com o consultar la web www.jorgebanet.com

Nuevas tecnologías, las herramientas desconocidas

Las nuevas tecnologías existen para facilitarnos la vida. A veces es complicado aprenderlas, pero en general su uso simplifica muchas acciones cotidianas. Para las personas con discapacidad son una doble ayuda, ya que no solo facilitan, sino que igualan oportunidades.

Entonces, si son tan beneficiosas para que las personas con discapacidad recuperen su independencia, ¿por qué no se aprovechan? Esta reflexión surge al leer el artículo 10 pasos hacia la independencia: Promoviendo autodeterminación en el hogar de la fundación venezolana Paso a Paso, que da algunos consejos a padres y tutores para facilitar la independencia de las personas con discapacidad.

Muchas veces, la falta de medios económicos para adquirir tecnologías adecuadas es un factor importante; sin embargo, hay otro motivo aún más decisivo: el desconocimiento. Si no sé que existe una silla con ruedas automática, no pensaré en adquirirla; y por tanto, seguiré apoyándome en las muletas día tras día.

Pero más allá de las sillas, existen muchos aparatos que nos facilitan la vida sin ser específicos para personas con discapacidad. Veamos un ejemplo. En Ecuador, el Gobierno está realizando un programa de sustitución de cocinas de gas por cocinas de inducción. Sin entrar en temas políticos o macroeconómicos, como es el cambio de matriz productiva, tomemos estos aparatos como ejemplo; ya que entran dentro de las nuevas tecnologías y el factor económico no afecta (el gobierno da financiaciones de hasta 72 cuotas, hay bonos de desarrollo, etc.…). Pensemos en una persona con una discapacidad como la parálisis cerebral que afecta a su mente y a su cuerpo. Para una persona así, cocinar con gas es un juego de ruleta rusa:

  •  Encender una cerilla.
  •  Coordinar el movimiento de la mano izquierda girando la rueda del gas con el de la mano derecha con la cerilla encendida para prender el gas.
  • Retirar la mano a tiempo para no quemarse
  •  Cocinar
  •  Controlar el tiempo de cocción
  •  Tocar los utensilios sólo en determinadas partes seguras
  •  Etc…

La mitad de estas acciones se pueden simplificar con una cocina de inducción; ya que se encienden con un botón, se apagan automáticamente y no se calientan ni tanto ni en tantas partes. Así pues, una persona con discapacidad tendrá muchas más facilidades con este tipo de cocinas que con las de gas.

Si aplicamos este punto de vista al resto del hogar (dormitorio, cuarto de baño, etc.…) Veremos que existen infinidad de puntos donde podemos emplear las nuevas tecnologías para favorecer la independencia de las personas con discapacidad.

PD: El programa de cocinas de inducción en Ecuador dispone de un número de información y adhesión: 1800 COCINA (262462)

Celebración del Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas

Cartel informativo del Día Nacional d las Lenguas de Signos Españolas de 2015Huma, tú eres una diosa, una leyenda viva. Ya te digo que soy fans, así en plural.

Con estas palabras Agrado (Antonia San Juan) se dirige a Huma (Marisa Paredes) en la película Todo sobre mi Madre. Nosotros también usaremos el plural en este post.

Hoy es el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas; así en plural; porque mucha gente no sabe que en España no es una, si no dos las lenguas visogestuales oficiales.

Mucha gente se pregunta

¿por qué dos y no una?

La respuesta es sencilla:

¿por qué no mejor cuatro en lugar de dos?

La riqueza de un país se mide también por su diversidad lingüística. En líneas generales para que una lengua sea oficial en un país debe seguir los siguientes pasos:

  1. Ser considerada lengua.
  2. Poseer estudios normativos sobre sus características y particularidades.
  3. Ser reconocida por el Estado.

Sin embargo, el hecho de estar reconocida no significa que una lengua sea totalmente oficial. En España por ejemplo, en la Comunidad Autónoma de Cataluña; cualquiera puede dirigirse a un funcionario público y hablarle en español o catalán sin tener que preguntar antes. Como trabajador del Estado debe conocer ambos idiomas, puesto que son oficiales.

Aún no ocurre así con las lenguas de signos. Si son oficiales en el territorio español, lo lógico es que cualquier funcionario público las conozca. Algo que todavía está muy lejos de la realidad.

En el caso de Ecuador la realidad es distinta. No existen estudios normativos sobre la lengua de señas (salvo un primer diccionario recopilatorio); no existe el estatus oficial para la Lengua de Señas Ecuatoriana; pero, sí se están haciendo esfuerzos para que la mayor cantidad de funcionarios públicos puedan expresarse en esta lengua. A pesar de ser una una iniciativa del estilo “empezar la casa por el tejado” no deja de ser tremendamente importante para aumentar la riqueza lingüística del país.

Más información sobre el Día Nacional De Las Lenguas De Signos Españolas aquí:

Por qué las personas sordas no son sordomudas

A pesar de que en el mito número uno y en el post Sordos sí, mudos no hablamos de este tema; conviene, de vez en cuando, repetir y profundizar un poco más en él para evitar dudas.

Primero deberíamos aclarar conceptos (extraídos del DRAE):

  • Sordo/a  –  Que no oye, o no oye bien.
  • Mudo/a  – Privado de la facultad de hablar.
  • Hablar  –  Expresarse en una lengua.
  • Fonar  –  Emitir voz o sonidos.

Teniendo en cuenta estas definiciones pongamos el…

Primer ejemplo: Una persona sorda.

Estas personas tienen “estropeado” el oído así que no pueden recibir sonidos; pero esto no significa que tengan dañadas las cuerdas vocales. Por lo tanto, su capacidad para hablar está intacta. Si no lo hacen, puede ser porque no hayan tenido una rehabilitación logopédica o porque no quieran, pero en ningún momento están privados de esta facultad. Por lo tanto no son mudos.

Segundo ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas.

En este caso la persona no podría fonar, pero sí a hablar; puesto que lo podría hacer en lengua de señas. Es importante tener claro la diferencia entre hablar y fonar. Aunque este tipo de personas no pudiera comunicarse con su voz si lo podría hacer con sus manos.

Tercer ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas y sin brazos.

En este caso tampoco podríamos estar hablando de un mudo; ya que existen múltiples formas de comunicarse que no pasan por la emisión de sonidos. (Morse, dactíl, etc..)

Cuatro ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas, sin brazos y sorda.

Sí, en este caso podríamos estar hablando de una persona sordomuda. Pero el número total de este tipo de personas en el mundo representan una mínima cantidad. Por lo tanto, llamar a todas las personas sordas “sordomudas” es nombrarlas de forma incorrecta.

El adjetivo “sordomudo” es considerado ofensivo por las personas sordas y su comunidad. Naturalmente, el respeto y la educación no son parámetros científicos o legales; por lo que cada uno es muy libre de denominar a las personas sordas como lo desee. No obstante, en determinados contextos, el respeto y la educación sí son primordiales. Algo así le ocurrió a la Policía Nacional Española al lanzar el siguiente tweet:

Como verán en las respuestas, mucha gente les advirtió de su error.

 Entonces ¿por qué se les llama sordomudos?

Para comprender el origen de este término debemos remontarnos antes del siglo XVIII. Cuando no existían estudios acerca de las personas sordas. El abad L’pee fue el primer docente en enseñar a hablar en lenguas de señas a sus alumnos sordos demostrando así su capacidad de comunicación y por lo tanto, que no eran mudos.

Si bien es cierto que algunas asociaciones de personas sordas continúan teniendo la palabra “sordomudos” en sus nombres, se debe a la falta de actualización por descuido o por respeto histórico. La lengua es un ente vivo y está sujeto a variaciones.

A pesar de este hecho, el desconocimiento de muchas personas llevan a seguir llamándoles “sordomudos”. Es sólo una cuestión de actualizar conocimientos…

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Excelente ejemplo de porqué un intérprete debe contar siempre con una buena preparación.

Traducir es descubrir

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Bien. Es lógico y es de cajón, pero todavía son escasas las personas que se dan cuenta de ello. En los hospitales y clínicas, muchos de los pacientes suelen tirar de conocidos que chapurrean ambos idiomas y adoptan la figura de intérprete. Si no hay otra opción, estupendo, ¿no? Juzgad por vosotros mismos:

Tras esta pequeña introducción, os contaré que he sido testigo de un accidente que podría haber sido muy grave a causa de un error de interpretación que ocurrió porque el intérprete en cuestión no estaba cualificado.

Imaginad que un paciente se pone en manos del médico. Imaginad que no entiende absolutamente nada. Imaginad que dicho paciente se gira hacia otro miembro del personal en busca de su ayuda porque lo necesita para contarle al médico lo que le pasa: sus problemas, sus dolencias, cómo se siente… Todo. Esa persona (el «intérprete»)…

Ver la entrada original 377 palabras más