Por qué las personas sordas no son sordomudas

A pesar de que en el mito número uno y en el post Sordos sí, mudos no hablamos de este tema; conviene, de vez en cuando, repetir y profundizar un poco más en él para evitar dudas.

Primero deberíamos aclarar conceptos (extraídos del DRAE):

  • Sordo/a  –  Que no oye, o no oye bien.
  • Mudo/a  – Privado de la facultad de hablar.
  • Hablar  –  Expresarse en una lengua.
  • Fonar  –  Emitir voz o sonidos.

Teniendo en cuenta estas definiciones pongamos el…

Primer ejemplo: Una persona sorda.

Estas personas tienen “estropeado” el oído así que no pueden recibir sonidos; pero esto no significa que tengan dañadas las cuerdas vocales. Por lo tanto, su capacidad para hablar está intacta. Si no lo hacen, puede ser porque no hayan tenido una rehabilitación logopédica o porque no quieran, pero en ningún momento están privados de esta facultad. Por lo tanto no son mudos.

Segundo ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas.

En este caso la persona no podría fonar, pero sí a hablar; puesto que lo podría hacer en lengua de señas. Es importante tener claro la diferencia entre hablar y fonar. Aunque este tipo de personas no pudiera comunicarse con su voz si lo podría hacer con sus manos.

Tercer ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas y sin brazos.

En este caso tampoco podríamos estar hablando de un mudo; ya que existen múltiples formas de comunicarse que no pasan por la emisión de sonidos. (Morse, dactíl, etc..)

Cuatro ejemplo: Una persona con las cuerdas vocales dañadas, sin brazos y sorda.

Sí, en este caso podríamos estar hablando de una persona sordomuda. Pero el número total de este tipo de personas en el mundo representan una mínima cantidad. Por lo tanto, llamar a todas las personas sordas “sordomudas” es nombrarlas de forma incorrecta.

El adjetivo “sordomudo” es considerado ofensivo por las personas sordas y su comunidad. Naturalmente, el respeto y la educación no son parámetros científicos o legales; por lo que cada uno es muy libre de denominar a las personas sordas como lo desee. No obstante, en determinados contextos, el respeto y la educación sí son primordiales. Algo así le ocurrió a la Policía Nacional Española al lanzar el siguiente tweet:

Como verán en las respuestas, mucha gente les advirtió de su error.

 Entonces ¿por qué se les llama sordomudos?

Para comprender el origen de este término debemos remontarnos antes del siglo XVIII. Cuando no existían estudios acerca de las personas sordas. El abad L’pee fue el primer docente en enseñar a hablar en lenguas de señas a sus alumnos sordos demostrando así su capacidad de comunicación y por lo tanto, que no eran mudos.

Si bien es cierto que algunas asociaciones de personas sordas continúan teniendo la palabra “sordomudos” en sus nombres, se debe a la falta de actualización por descuido o por respeto histórico. La lengua es un ente vivo y está sujeto a variaciones.

A pesar de este hecho, el desconocimiento de muchas personas llevan a seguir llamándoles “sordomudos”. Es sólo una cuestión de actualizar conocimientos…

¿Por qué no deben votar las mujeres?

La presente entrada se divide en dos partes. El objetivo final de este texto no puede comprenderse si no se leen ambas. Por favor, antes de comentar (o insultar) lea el texto completo.

Primera parte

En la mayoría de las democracias actuales existe lo que se llama un “sufragio universal”. Esto es, que todos los ciudadanos a partir de cierta edad, pueden votar. Sin embargo, esto produce un hecho claramente incorrecto: Permite votar a las mujeres.

Numerosos estudios científicos de renombrados doctores han demostrado la existencia de lo que se llama “histeria femenina”; es un tipo de trastorno que tienen la mayoría de las mujeres y que les impide razonar de forma correcta y les obliga a causar problemas. Por esta razón la mayoría de las mujeres no están en capacidad de votar o elegir democráticamente a los líderes que van a representar al pueblo en su país.

Es decir, si una mujer vota el país podría caer en manos de cualquiera. Por eso es necesario que las mujeres no voten, o si lo hacen que al menos sea bajo la supervisión de un hombre ya que estos son inmunes a este transtorno.

Fotografias de varias mujeres a princiupios del siglo XIX teniendo ataques de "histeria femenina"

Segunda parte

Muchas personas al leer la primera parte de esta entrada tienen lo que se conoce como un “bloqueo por saturación”. Esto es, las barbaridades acumuladas en la lectura son tales que no se sabe cómo empezar a rebatirlas; cómo demostrar que no son ciertas; o por qué si lo son, no tienen sentido.

Una forma de combatir este bloqueo podría ser la siguiente:

–  Primero no remontamos en la historia.
Por ejemplo, explicando que a veces antiguamente se pensaba que existía algo; pero que ahora nuevos estudios han demostrado que eso no existe o no es como se pensaba.

–  Después se puede enmarcar las declaraciones erróneas en un marco jurídico actual.
Por ejemplo, hablar de la declaración de derechos humanos que nos indica que no se puede hacer distinción entre hombres y mujeres.

–  Por último, podemos aludir a los valores éticos.
Aunque la ciencia dijera que algo sí existe, no es ético ni moral hacer distinciones.

Algo parecido ocurre con la educación de las personas sordas en Ecuador. Mucha gente es firme defensora del Oralismo o métodos como el de la Comunicación Total. Ambos movimientos tienen su origen en el siglo XIX, concretamente en el año 1880 en el Congreso de Milán. Numerosos científicos (de la época) los avalan. Y aún hoy en día (siglo XXI) mucha gente continúa abogando por su uso.

Tal es el caso de algunas instituciones educativas específicas para personas sordas. Donde la directora de una de ellas se considera “firme defensora de la Comunicación Total”. Esto significa defender un modelo del siglo XIX totalmente caduco frente a un modelo actual como es el bilingüe – bicultural.

Este modelo no sólo es avalado por numerosos especialistas en educación, sino también lingüistas, antropólogos, y por supuesto la comunidad sorda; ya que una de sus principales características es que respeta la identidad de la persona sorda.

Otra razón a tener en cuenta para dejar de ser una “firme defensora” es cuestionarse la legalidad de este método; ya que la Ley Orgánica De Discapacidades de la República del Ecuador en su artículo 33 nos habla de “la promoción de la identidad lingüística de las personas sordas.”; algo que la Comunicación Total anula por completo.

Otra razón más podría ser fijarnos en otros países y otros sistemas educativos donde se aplica el modelo bilingüe – bicultural; por ejemplo Estados Unidos o España; donde el volumen de licenciados, ingenieros, diplomados y técnicos con pérdida auditiva o sordera total es muy superior al de países donde todavía impera el oralismo.

Una cuarta (pero no última) razón sería plantearnos si el argumento “la mayoría de la gente es oyente y por eso los sordos deben aprender a hablar” es o no válido en una sociedad como la actual, ya que ha quedado demostrado que no son las minorías las que deben adaptarse a las mayorías; sino que la mayoría está formada por un conjunto de minorías.

Si a pesar de estas razones usted decide seguir siendo adalid de la Comunicación Total; no me queda más que recomendarle que en las próximas elecciones se abstenga de votar; o por lo menos, deje que su marido decida por usted. Vivir en siglos pasados es lo que tiene…

Palabra complemetada

El sistema de Palabra Complementada fue creado a finales de los años 60. Consiste en asignar una configuración de la mano y una posición en la cara a cada sílaba. De esta forma la persona sorda puede ir sumando sílabas para comprender lo que se le dice.

Esquema de uso de la palabra complementadaEs utilizado en numerosas ocasiones como forma de comunicación previa a la lengua de signos. Sin embargo, utiliza la gramática de la lengua oral; por lo que no siempre es comprensible por la persona sorda. Además, es un sistema fonético; representa sólo lo que se dice, no lo que se escribe.

Podemos ver un ejemplo de Palabra Complementada en el documental El País de los sordos cuándo madre e hijo juegan en el jardín.

Fotograma de El País de los sordos ene l que una madre y su hijo se comunican con el sistema bimodal

La Comunicación Total

El sistema de Comunicación Total o Bimodal tiene su origen en el Oralismo. Cuando expertos y educadores de personas sordas se dieron cuenta de que la lectura labial y la rehabilitación logopédica no eran 100% efectivos para la comunicación, comenzaron a plantearse la necesidad de incluir referencias visuales que ayudasen a las personas sordas a comprender el mensaje.

Dado que las lenguas viso-gestuales utilizan las manos y las lenguas orales la boca, es lógico suponer que ambas pueden utilizarse a la vez; así nació el Sistema Bimodal. A cada palabra le corresponde un signo por lo que hablando y signando a la vez la comunicación con una persona sorda es más efectiva, total.

Sin embargo, este método no tiene en cuenta que las lenguas de señas son lenguas de “verbo al final”. Por lo que en muchos casos, su gramática no coincidirá con la de la lengua oral con la que se quiere emparejar.

En el caso de la lengua de señas americana y el inglés en algunos casos sí comparten gramática. Sin embargo, en el caso del español no es así. Por lo tanto, no es posible hablar “en oral” y “en señas” en español a la vez. Además de, una vez más, no respetar el concepto de identidad sorda.

Pese a que este sistema no es idóneo para la comunicación con personas sordas, en los últimos años se ha experimentado con él para la comunicación con personas con autismo con diversos resultados, muchos de ellos positivos.

 

Rehabilitación logopédica de las personas sordas

Rehabilitación logopédica

El proceso por el que una persona sorda aprende a hablar con fonemas no es ni mucho menos sencillo, barato o corto. Mientras que a una persona oyente le cuesta entre un año y medio y tres aprender a hablar con fonemas; una persona sorda tarda entre 12 y 20 años.

Es recomendable que la persona sorda comience desde niño con esta rehabilitación ya que así los resultados serán más óptimos. Dependiendo del modelo educativo que reciba (oralista, comunicación total, bilingüe-bicultural) el número de horas de rehabilitación variará entre un par a la semana o varias diarias.

En la rehabilitación la persona fija en los labios de su logopeda e intentar imitar los movimientos. Asociando la posición de los labios a fonema; por ejemplo, boca totalmente abierta fonema /A/.
Para la emisión de fonemas, el alumno aprende a expulsar el aire colocando los labios, la lengua y la garganta de una forma determinada. Por ejemplo, el alumno coloca la mano sobre el pecho de la profesora mientras ésta dice el fonema /A/. Al percibir la liberación del pecho y ver la posición de la boca puede aprender a reproducirlo. (Dado que la mayoría de las logopedas son mujeres, este parte del método es muy popular entre los varones sordos).

Como cualquier rehabilitación, los resultados están sujetos a la capacidad del individuo, el número de horas o, por desgracia, la capacidad económica.

Varios ejemplos de esta rehabilitación pueden verse en el documental  El País de los sordos