Estudiar y ser sordo (España) (C)

El curso de Especialista en Lengua de Signos Española o “Especialista” como se lo conoce comúnmente son un conjunto de estudios no reglados que la Fundación CNSE brinda a la población sorda para poder ser profesores de su lengua natural, la lengua de signos.
Estos estudios son no reglados de forma deliberada, al igual que los de ADECOSOR. De esta forma se puede producir lo que se llama una “discriminación positiva” es decir discriminar a la mayoría (en este caso oyente) en favor de una minoría (sorda). Lo que quiere decir que sólo personas con deficiencias auditivas pueden ingresar a estos estudios. Esto deja fuera a todos los CODAS u HOPAS, a quienes se les deriva hacia el Ciclo de Interpretación.
Entendiendo que una persona sorda tiene como lengua natural la lengua de signos, este curso les brinda las herramientas para poder enseñarla. Gramática, lingüística, castellano, etc… son algunas de las asignaturas que los alumnos/as reciben durante 9 meses y que les ayudan tanto a conocer mejor su lengua como a poder enseñarla.
Antes de la crisis española la tasa de desempleo en este sector era del 0%, debido a la gran demanda de profesores por la oficialización de la lengua en el 2007. Esto ha provocado una expansión de la Lengua de Signos Española sin precedentes. Si el ritmo se hubiera mantenido, en menos de 10 años el 50% de la población española conocería en alguna medida la lengua.

Estudiar y ser sordo (España) (B)

ADECOSOR  son las siglas de Agente de Desarrollo de la Comunidad Sorda, un título exclusivo para personas sordas que otorga, entre otras, la Fundación CNSE tras un curso de 9 meses. Los adecosores reciben una formación sobre cómo realizar multiples funciones dentro de las asociaciones y federaciones, tales como:

  • Asesoría a jóvenes sordos, personas sordas inmigrantes, personas mayores sordas, etc. según las necesidades detectadas en la región.
  • Atención a las personas sordas con una derivación posterior hacia los profesionales o servicios más acordes según el tema que planten los usuarios.
  • Información y orientación a profesionales externos que trabajan en otras entidades (servicios sociales, educación de personas adultas, etc.) sobre cómo ofrecer una atención adecuada a las personas sordas.
  • Organización de actividades de ocio y tiempo libre para personas sordas.
  • Ejecución de actividades de difusión y sensibilización sobre las personas sordas, la comunidad sorda y la lengua de signos.

Si escogemos al azar una página Web de una Federación, por ejemplo, FESORCAM podremos observar que con cierta frecuencia plantea actividades que fomentan el uso de la lengua de signos y la identidad sorda. Ese es el principal trabajo del ADECOSOR.

Estudiar y ser sordo (España) (A)

 
Imagen del blog de sordera. Estudiar y ser sordo. España. Fotografía de una clase de en la que la intérprete signa lo que dice el profesor a un alumno sentado en primera fila.

El sistema de enseñanza para personas sordas en España posee una larga trayectoria; no en vano, el Real Colegio de Sordomudos y Ciegos (actual sede de la Escuela Superior del Ejército) abrió sus puertas en 1795.

Durante muchos años los niños y niñas con deficiencias auditivas eran enviados a colegios específicos, dónde la principal meta era que aprendiesen a hablar y a leer los labios. Seguían lo que llamamos el método oralista. Con el paso del tiempo, la lengua de signos se fue abriendo camino hasta llegar al sistema inclusivo que tenemos hoy.

Este sistema consiste en colocar a estudiantes con distintas discapacidades dentro de la educación ordinaria proveyéndolos de las adaptaciones necesarias. En el caso de las personas sordas, intérpretes. Para que la comunicación y conceptualización de la enseñanza sean correctas, es necesario que los alumnos conozcan bien la lengua y que los intérpretes estén cualificados.

En el caso de los primeros, esto se consigue impartiendo los niveles básicos en lengua de signos si los padres son oyentes (si son sordos no es necesario, ya que la lengua de signos es su lengua materna). Posteriormente, en los niveles superiores pueden aprender más vocabulario al ir surgiendo en clase; igual que los alumnos/as oyentes.

La cualificación de los intérpretes está garantizada mediante el correspondiente título, ya que sin él no se puede ejercer la profesión. Este método se explica de forma más detallada en el post “El intérprete de aula”.

Dada la inexperiencia del gobierno en temas de sordera, en su momento se decidió que las asociaciones de sordos del país gestionasen los servicios de interpretación. Así pues, un alumno/a sordo/a solicita el intérprete a la escuela, que a su vez lo solicita a la asociación quien contabiliza las horas de trabajo y pasa la factura al Ministerio de Bienestar Social, Educación o Conserjería de Educación de cada comunidad autónoma, dependiendo de quién sea el responsable.

[Actualización]

Naturalmente, la crisis actual que afecta al país hace que todo lo dicho anteriormente se quede casi siempre en mera teoría. No obstante, si las fuentes de financiación no fueran exclusivamente ayudas estatales el sistema podría funcionar de forma autónoma; logrando excelentes resultados como venía haciendo en la década pasada.

 

Fuente de la imagen:

https://entornoalasordera.files.wordpress.com/2013/05/29419-ilseuv.jpg

Estudiar y ser sordo (Ecuador)

Estudiar es fundamental para el desarrollo de una persona y por tanto de una sociedad. A pesar de que esto es algo más que demostrado, existen aún múltiples inconvenientes que impiden a muchas personas el acceso a una educación de calidad.

Sigue leyendo