El recuadro azul, vestigio del pasado.

Veamos las siguientes imágenes:

Fotografía de una presentadora del telediario de los años 80. El fondo consiste en una impresión sobre madera y el vestuario en una blusa estampada de colores chillones. A la derecha de la imagen se puede apreciar el micro de pie sobre la mesa.

Fotograma de una presentadora del telediario de televisión española en el año 2015. El fondo está conformado por varias pantallas LED con el logotipo de televisión española. El vestuario, maquillaje y peluquería de la presentadora son sólidas y acorde con el programa.

En ambas podemos observar a la presentadora del Telediario de la primera cadena de Televisión Española.

El primer fotograma corresponde a una emisión de los años 80. Maquillaje, peluquería, vestuario y escenografía reflejan los criterios estéticos y profesionales que se aplicaban en esa década.

El segundo fotograma nos muestra lo mismo en la época actual. No sólo peluquería y maquillaje se rigen por unas normas distintas; sino que la modernización y avance de la tecnología permiten que, por ejemplo, la escenografía sea distinta; mucho más dinámica y atractiva desde un punto de vista visual.

Lo mismo ocurre con los intérpretes que se utiliza en televisión para las personas sordas.

Fotograma en el que se muestra un intérprete de lengua de señas en un recuadro azul poco iluminado y sobrepuesto a la imagen principal.El famoso recuadro azul es un vestigio de los años 80 que muchas televisiones siguen sin erradicar. A esto hay que añadir el error que cometen muchos realizadores y cámaras pensando que al grabar una persona que está de pie se debe utilizar un recuadro vertical.

La lengua de señas (o signos) es una lengua viso-gestual. Necesita del espacio y el movimiento para poder comunicar; por lo tanto, cuando se graba un intérprete este tendrá que tener alrededor lo que en la jerga audiovisual se conoce como “aire”. De esta forma evitaremos cortarle las manos cuando hable.

A pesar de la existencia de normas internacionales que explican cómo debe realizarse este tipo de grabaciones, muchas televisiones siguen sin aplicar, aunque sea, el sentido común…

Recordemos que el intérprete no es algo que “rompe la estética de la imagen” sino una adaptación necesaria para la inclusión de personas sordas.Fotograma de un informativo de la cadena laSexta en el que la intérprete está superpuesta por croma sobre la imagen principal.

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Excelente ejemplo de porqué un intérprete debe contar siempre con una buena preparación.

Traducir es descubrir

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Bien. Es lógico y es de cajón, pero todavía son escasas las personas que se dan cuenta de ello. En los hospitales y clínicas, muchos de los pacientes suelen tirar de conocidos que chapurrean ambos idiomas y adoptan la figura de intérprete. Si no hay otra opción, estupendo, ¿no? Juzgad por vosotros mismos:

Tras esta pequeña introducción, os contaré que he sido testigo de un accidente que podría haber sido muy grave a causa de un error de interpretación que ocurrió porque el intérprete en cuestión no estaba cualificado.

Imaginad que un paciente se pone en manos del médico. Imaginad que no entiende absolutamente nada. Imaginad que dicho paciente se gira hacia otro miembro del personal en busca de su ayuda porque lo necesita para contarle al médico lo que le pasa: sus problemas, sus dolencias, cómo se siente… Todo. Esa persona (el «intérprete»)…

Ver la entrada original 377 palabras más

Tercera Jornada del Curso de atención al visitante con discapacidad para el Museo Alberto Mena Caamaño

Tras conocer el funcionamiento del ojo y el oído humano en la jornada de ayer hoy nos centraremos en el visitante con discapacidad auditiva contestando a las siguientes preguntas:

¿Qué significa y qué consecuencias tiene que una persona hable una lengua de señas? ¿Qué significa la visión lingüística de la persona sorda?

El uso de intérpretes en las visitas será nuestro segundo tema. Cómo deben disponerse los visitantes o pequeñas ayudas que pueden hacer la visita más agradable.

Quinta jornada de los talleres formativos en torno a las discapacidades visual y auditiva en la UDLA.

El día de hoy se iniciaron las jornadas más intensas. Con una duración de tres horas los asistentes pudieron trabajar sobre distintos temas.

Comenzamos con una experiencia de sordera. Los asistentes recibieron una clase sin poder oírla; posteriormente fueron examinados…

En la siguientes dos horas se habló de la figura del intérprete en el aula. Sus funciones, sus características, código ético y metodología de trabajo. Esta información se completó con el testimonio de Wilson Cisneros, intérprete escolar en la unidad educativa Fe y Alegría de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Ámbitos de interpretación del ILSE

Muchas veces tanto intérpretes como personas sordas desconocen cuáles son los ámbitos en los que el intérprete puede o debe realizar su trabajo. He aquí una pequeña guía de qué es prioritario y quién debe sufragar los costes.

Cualquier servicio que esté garantizado por las leyes civiles de cada país debería ser interpretado y costeado por el estado. Por ejemplo en el caso de Ecuador o España, la sanidad es estatal y gratuita; por lo que los servicios de interpretación en médicos deben correr a cuenta del estado. En el caso de los EEUU no, ya que allí la sanidad no está (de momento) dentro de los servicios que ofrece el estado. La justicia es otro ejemplo, además de a un abogado, las personas sordas deben tener derecho a un intérprete libre y gratuito.

En el caso de servicios con empresas privadas como bancos o universidades; son las intituciones las que deben costear el servicio de interpretación, ya que la persona sorda es un cliente y como tal necesita la atención correcta.

Si se trata de una persona con movilidad reducida, las empresas colocan rampas en sus instalaciones; no se nos ocurriría que una persona en silla de ruedas traiga la rampa desde su casa. Lo mismo ocurre con las personas sordas, la adaptación necesaria (el intérprete) debe correr a cargo de la entidad.

Otros servicios de carácter privado como misas, bodas, cumpleaños, etc… sí corren a cargo de la persona sorda, ya que no están incluidos en los derechos civiles. No obstante, en países donde estado y religión no están separados el estado sí debe hacerse cargo de estos servicios. Es el caso de algunos países árabes. Si la ley me obliga a rezar 5 veces al día, el estado debe proveerme de un intérprete para saber qué está diciendo el imán.

Una vez que estamos en una situación de interpretación, lo que se interpreta y lo que no puede consultarse en el post “¿Qué interpreta un ILSE?”.