Discapacidad, puntos de vista (VI)

La caridad es el corazón de la jurisprudencia; al menos en lo que atañe a las discapacidades.
La mayoría de las religiones (no confundamos religión con cristianismo) nos hablan de que debemos aceptarnos todos, ayudarnos, ser buenos los unos con los otros, etc… es decir, querer a los demás como a nosotros mismos. Muchas veces hemos oído eso de:

“Trata a los demás como quieres que te traten.”

Esta forma de pensar ha motivado que durante años, muchas personas hayan ayudado a las personas con discapacidad por humanidad. De ver la discapacidad como un castigo, se pasó a entender que son personas que necesitan ayuda. La beneficencia, la caridad, las fundaciones de ayuda, etc. se basaban en este sentimiento.
Con el paso del tiempo, este tipo de ayudas se convirtieron en derechos. Se entendía que las personas con discapacidad tenían los mismos derechos (y obligaciones) que el resto de la sociedad.
Por lo tanto se paso de una visión de «ayuda» a una visión de «igualdad». Un ejemplo es la ley aprobada en España en 2006, la llamada Ley de Dependencia. En ella se entendía que una persona por tener un familiar dependiente (con discapacidad, anciano, accidentado, etc…) no tenía por que estar atado a su cuidado toda su vida. Por lo que el estado debía proveer de los medios necesarios para que estas personas estuvieran atendidas sin afectar a la vida de las personas de su entorno. Bien por la intervención de los servicios sociales (asistentes, enfermeros, acompañantes, etc…), bien por el uso de nuevas tecnologías (andadores, salva escaleras, tele avisos).
Las personas con discapacidad adquirían entonces el estatus de ciudadanos de primera, ya que no dependían de la caridad de otras personas. Sin embargo la visión de “ayuda” sigue estando presente, por desgracia, entre muchos políticos.
Un claro caso es el de España, que debido a la crisis ha recortado más de un 20% el gasto social, en el que está incluido las «ayudas» a personas con discapacidad. Esta situación ha provocado el atropello de los derechos a muchas personas.
Un ejemplo son un grupo de alumnos sordos de la Universidad Complutense de Madrid. Ya que esta institución decidió suprimir el servicio de interpretación en lengua de signos profesional porque «no había fondos».

¿Eliminaríamos las rampas de acceso o los ascensores si no hubiera dinero?

Si un día caminamos por la calle y nos topamos con una persona muerta, lo normal es que avisemos a la policía. Pero, se imaginan que la policía nos detiene y nos acusa de haberla matado por estar cerca de donde apareció. Lo normal es que tengamos derecho a defendernos y a un abogado. Pero… y si con la excusa de que «no hay dinero» nos proponen lo siguiente:

«La pena por asesinato son 10 años, si no la ha matado es usted libre; pero como no hay dinero para el juicio ni su abogado, le vamos a meter 5 años en la cárcel y listo.»

En el caso de las personas con discapacidad ocurre lo mismo. Las “ayudas” no son ayudas; son derechos, y no se pueden recortar en función de la economía.
Esta visión de la discapacidad propicia que, cada vez más, los programas de ayuda a las personas con discapacidad que apelan a la pena, la sensiblería o el dar lástima sean cada vez más criticados.

Sordoceguera. Métodos de comunicación III

Aún no existe un método estándar para comunicarse con las personas sordociegas. Hemos visto que dependiendo de si la persona es primero sorda y luego ciega o viceversa se pueden usar métodos distintos.
Sin embargo, existen muchos otros métodos, cuyo uso más o menos frecuente dependerá del país. He aquí una clasificación de los métodos más comunes:

SISTEMAS

ALFABÉTICOS

SISTEMA DACTILOLÓGICO

   — VISUAL O EN EL AIRE

   — VISUAL-TÁCTIL

TÁCTIL O EN PALMA

ESCRITURA EN LETRAS MAYÚSCULAS

EL DEDO COMO LÁPIZ

ALFABETO LORM

BRAILLE MANUAL

MALOSSI

MORSE

SISTEMAS NO ALFABÉTICOS O

SIGNADOS    

Lenguaje de signos naturales

Lengua de signos

  — Lengua de signos en campo visual

  — Lengua de signos a corta distancia

  Lengua de signos apoyada en la muñeca

  — Lengua de signos táctil o apoyada

SISTEMAS BASADOS EN LA

LENGUA ORAL

Lengua oral adaptada

Lectura labial

Tadoma

SISTEMAS BASADOS EN

CÓDIGOS DE ESCRITURA 

Escritura en caracteres ordinarios

   — En papel

   — A través de medios técnicos

Escritura en braille

   — En papel

   — A través de medios técnicos

RECURSOS DE APOYO A LA

COMUNICACIÓN

Tablillas de comunicación

Tarjetas de comunicación

Mensajes breves en caracteres ordinarios

Mensajes breves en braille

Dibujos

OTROS

Dactyls

Bimodal

 Fuente de la información: PILAR GÓMEZ VIÑAS y EUGENIO ROMERO REY. La Sordoceguera un análisis multidisciplinar. Madrid, 2004. ONCE Organización Nacional de  Ciegos Españoles, Pág: 146.

Esta gran variedad de métodos existe porque el colectivo de personas sordociegas es heterogéneo por lo que la especialización de intérpretes y guías-intérpretes es muy necesaria.

Situaciones con un intérprete.

No siempre estamos acostumbrados a que hablen por nosotros, a que nos interpreten y mucho menos a que se diga en nuestro nombre cosas estando delante. Estas son situaciones comunes cuando se usa un intérprete. Tanto los usuarios como los profesionales deben acostumbrarse a esta forma de trabajo.

Dependiendo de como sea el encuentro, la disposición de los usuarios y del intérprete varía. Veamos algunos ejemplos:

A – Interpretación en mostradores

Disposición de los integrantes en una conversación con mostrador en medio.La persona sorda debe colocarse delante de la persona del mostrador y hablar mirando hacia él. La intérprete se coloca a un lado de la persona sorda e interpreta en voz alta lo que dice. Cuando es la persona de recepción la que habla, lo hace mirando a la persona sorda, pero esta mira a la intérprete, que está signando.

B – Interpretación en consultas médicas Disposición de los integrantes en una conversación en un consultorio médico. En este caso el ILSE debe colocarse junto al médico, que hablará directamente al paciente y viceversa. La intérprete signa y habla desde su posición.

C – Interpretaciones en JuzgadosDisposición de los integrantes en una conversación en un juzgado.El intérprete se coloca de forma que tanto el juez como la persona sorda puedan verle. En caso de que haya que explicar gráficos o situaciones, la pantalla debe ser visible por los tres.

D – Interpretaciones en conferenciasDisposición de los integrantes en una conversación en una conferencia.En este caso, las personas sordas se encuentran en el público, por lo que la intérprete debe situarse en un lugar visible desde todos los ángulos, pero sin tapar a los participantes.

E – Interpretaciones en aulas.Disposición de los integrantes en una conversación en un aula.La intérprete debe ser visible para el alumno sordo junto con la pizarra y el profesor.

Mimetismo en los Intérpretes de Lengua de Signos (o Señas).

Los Intérpretes de Lengua de Signos (o Señas), también conocidos como ILSES son fáciles de reconocer fuera de su ámbito laboral, por su mimetismo. Esto no significa que, como algunos animales, se camuflen con el entorno; sino que son capaces de copiar una y otra vez actitudes, gestos y movimientos de las demás personas. Llegando incluso a hacerlo de forma inconsciente.

Dibujo de varias expresiones faciales. Fuente de la imagen: http://www.illustratorfreelance.com/2011/05/poses-personaje.html
Esta característica se debe a lo que llamamos deformación profesional; y es que ya en la formación del intérprete se le avisa de que debe copiar expresiones una y otra vez.
El ejemplo más claro está en las visitas médicas. Lamentablemente, el cáncer es una enfermedad que ataca a oyentes y sordos por igual. Cuando un médico debe dar este diagnostico al paciente, lo hace con un tono de voz y una expresión facial ya preparada (en las facultades de medicina se pueden encontrar muchos ejemplos de cómo dar los diagnósticos). El intérprete debe copiar esta expresión facial y usarla cuando traslade el mensaje al paciente. Recordemos que el código ético de los ILSES prohíbe expresamente la adición u omisión de información injustificada, y esta expresión es parte de esa información.
Así pues, un ILSE acaba por adquirir el hábito de copiar continuamente la expresión que tiene delante; lo que puede producir situaciones tanto cómicas como incómodas, dependiendo del interlocutor.

Foro adaptado sobre el diseño gráfico y la propiedad intelectual

Hoy se ha celebrado en Quito el foro sobre “La propiedad intelectual y el diseño gráfico en el Ecuador”.

El Instituto de Propiedad Intelectual del Ecuador (IEPI) organiza este evento en el marco de la búsqueda de un nuevo logotipo para la entidad. Contó con la presencia de varios juristas y expertos internacionales en materia de diseño gráfico.
El evento dispuso de intérpretes de lengua de señas proporcionados por la Asociación Nacional de Interpretes y Guías Intérpretes de Lengua de Señas Ecuatoriana (ANILSEC). Ademas, las personas sordas disponían de un canal visual directo hacia los ponentes e intérpretes al tener una zona reservada.
El IEPI ha manifestado su intención de incluir la interpretación a lengua de señas como política dentro de sus eventos, brindando así la posibilidad de difundir su información a un segmento de la población hasta ahora excluido. Foro IEPI