Celebración del Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas

Cartel informativo del Día Nacional d las Lenguas de Signos Españolas de 2015Huma, tú eres una diosa, una leyenda viva. Ya te digo que soy fans, así en plural.

Con estas palabras Agrado (Antonia San Juan) se dirige a Huma (Marisa Paredes) en la película Todo sobre mi Madre. Nosotros también usaremos el plural en este post.

Hoy es el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas; así en plural; porque mucha gente no sabe que en España no es una, si no dos las lenguas visogestuales oficiales.

Mucha gente se pregunta

¿por qué dos y no una?

La respuesta es sencilla:

¿por qué no mejor cuatro en lugar de dos?

La riqueza de un país se mide también por su diversidad lingüística. En líneas generales para que una lengua sea oficial en un país debe seguir los siguientes pasos:

  1. Ser considerada lengua.
  2. Poseer estudios normativos sobre sus características y particularidades.
  3. Ser reconocida por el Estado.

Sin embargo, el hecho de estar reconocida no significa que una lengua sea totalmente oficial. En España por ejemplo, en la Comunidad Autónoma de Cataluña; cualquiera puede dirigirse a un funcionario público y hablarle en español o catalán sin tener que preguntar antes. Como trabajador del Estado debe conocer ambos idiomas, puesto que son oficiales.

Aún no ocurre así con las lenguas de signos. Si son oficiales en el territorio español, lo lógico es que cualquier funcionario público las conozca. Algo que todavía está muy lejos de la realidad.

En el caso de Ecuador la realidad es distinta. No existen estudios normativos sobre la lengua de señas (salvo un primer diccionario recopilatorio); no existe el estatus oficial para la Lengua de Señas Ecuatoriana; pero, sí se están haciendo esfuerzos para que la mayor cantidad de funcionarios públicos puedan expresarse en esta lengua. A pesar de ser una una iniciativa del estilo “empezar la casa por el tejado” no deja de ser tremendamente importante para aumentar la riqueza lingüística del país.

Más información sobre el Día Nacional De Las Lenguas De Signos Españolas aquí:

Poesía en lengua de signos (o señas)

Como ya hemos señalado en ocasiones anteriores; las lenguas de signos son, por el momento, ágrafas. Sin embargo, esto no impide que la lengua pueda ser utilizada para el arte como lo es el castellano o el inglés. Recordemos que antes de que se generalizase la alfabetización, los juglares cantaban las noticias de pueblo en pueblo. Lo hacían de forma cantada o declamada, por lo que a pesar de que la gente no supiera leer estaba informada.
Con las lenguas de signos ocurre lo mismo. Sin necesidad de escribir se pueden componer obras poéticas de gran valor artístico. Si en el lenguaje escrito encontramos símiles, trompos o versos con el mismo número de sílabas; en la lengua de signos se juega con la simetría, la repetición o incluso con el uso de más de dos manos. Se trata de una poesía tridimensional, compuesta directamente en lengua de signos, no traducida desde el castellano.
He aquí un ejemplo de estos poemas.

Mitos en torno a la sordera IX

Mito IX – La estructura gramatical de la LSE y la lengua oral es igual.

Existen diferencias en la construcción de oraciones en ambas lenguas.

Las más de 4000 lenguas que se hablan en el mundo se dividen en dos tipos; las de verbo al principio como el español, el inglés o el francés; y las de verbo al final, como el japonés, el quechua o las lenguas de signos (o señas).
Esto significa que la misma frase debe componerse de forma distinta dependiendo de si se dice en castellano o en lengua de signos (o señas).
Una frase sencilla como:

“¿Vienes esta tarde a mi casa?”

Debe formularse en lengua de signos(o señas) de la siguiente forma:

“Casa mía tú venir si/no”

Esta es una de las razones por las que muchas personas sordas no tienen buena lecto-escritura, ya que el español no es su lengua materna.
En muchas ocasiones vemos personas haciendo lo que se llama “español signado” esto es, palabras en signos colocadas con la gramática española. Es común su uso entre personas (e intérpretes) con poca formación en la lengua de signos (o señas).

Mitos en torno a la sordera II

Mito II – Todos los sordos hablan el mismo idioma.

Cada país tiene su propia lengua de signos. Incluso hay diferencias de unas regiones a otras (del mismo modo que hay diferencias en los acentos en las lenguas orales). No obstante, sí existe un Sistema de Signos Internacional, aunque es mucho más simple y no se emplea habitualmente.

Esta afirmación está mucho más extendida de lo que la gente cree. Sabemos que lengua y cultura están íntimamente relacionadas, por eso no es lógico pensar que todos las personas sordas del mundo hablen el mismo idioma. Ni siquiera dentro de un mismo país se puede hablar una sola lengua. Es el caso de España, donde conviven dos lenguas de signos, la española y la catalana. Por otro lado, es cierto que existe un sistema de signos internacional, una compilación de signos escogidos para la comunicación entre países; pero sólo se usa para reuniones internacionales. No es la lengua materna de ningún grupo.

Estudiar y ser sordo (España) (C)

El curso de Especialista en Lengua de Signos Española o “Especialista” como se lo conoce comúnmente son un conjunto de estudios no reglados que la Fundación CNSE brinda a la población sorda para poder ser profesores de su lengua natural, la lengua de signos.
Estos estudios son no reglados de forma deliberada, al igual que los de ADECOSOR. De esta forma se puede producir lo que se llama una “discriminación positiva” es decir discriminar a la mayoría (en este caso oyente) en favor de una minoría (sorda). Lo que quiere decir que sólo personas con deficiencias auditivas pueden ingresar a estos estudios. Esto deja fuera a todos los CODAS u HOPAS, a quienes se les deriva hacia el Ciclo de Interpretación.
Entendiendo que una persona sorda tiene como lengua natural la lengua de signos, este curso les brinda las herramientas para poder enseñarla. Gramática, lingüística, castellano, etc… son algunas de las asignaturas que los alumnos/as reciben durante 9 meses y que les ayudan tanto a conocer mejor su lengua como a poder enseñarla.
Antes de la crisis española la tasa de desempleo en este sector era del 0%, debido a la gran demanda de profesores por la oficialización de la lengua en el 2007. Esto ha provocado una expansión de la Lengua de Signos Española sin precedentes. Si el ritmo se hubiera mantenido, en menos de 10 años el 50% de la población española conocería en alguna medida la lengua.