¿Cómo se despierta una persona sorda?

Hace tiempo, en un curso de corrección literaria, la profesora comentaba que una novela mala siempre comenzaba igual; describe un día cualquiera de una persona por la mañana: Suena el despertador; al protagonista le cuesta levantarse; se prepara el desayuno; se viste; etc… Según la profesora rellenar páginas con acciones que todos realizamos y que no eran relevantes para la trama del libro nos augura la calidad del mismo.

No tiene porque haber argumentos en contra de esta afirmación; pero si quien se despierta es una persona sorda, la situación sí puede ser relevante. El simple hecho de amanecer cuando el despertador suena puede complicarse mucho cuando no tenemos audición. Para ello las personas sordas disponen de una serie de avances técnicos que facilitan mucho su vida.

El primero sería el reloj-vibrador despertador.

Imagen de un anuncio publicitario de un reloj despertador con vibración. Podemos ver una mujer durmiendo sobre una almohada con el reloj instalado bajo ella.

Este tipo de relojes además de hacer sonar una alarma a la hora determinada, comienzan a vibrar como lo haría un teléfono móvil. Sin embargo, la fuerza de vibración es mayor para poder despertar a la persona. Suele colocarse bajo la almohada, sobre el colchón o en un cabecero que esté en contacto con la cama; así la vibración se transmite.

El segundo sería el reloj luminoso.

Fotograma de un video de YouTube en el que una persona muestra un reloj con una bombilla en su parte superior. Ésta enciende y apaga cuando la alarma del despertador suena.

Este tipo de dispositivos se vale de la sensibilidad de las personas sordas hacia la luz.Cuando suena la alarma enciende y apaga las luces (puede ser incorporada o la de la mesilla de noche, de la habitación, etcétera). En general, las personas sordas son sensibles a estos cambios de luz que hacen que se despierten.

Este sistema se utiliza también en los babycall. Conforme el llanto del bebe va aumentando el aparato, dispuesto de un regulador, aumenta la intensidad de las luces de la habitación. Con esto los padres siempre pueden saber si su hijo está llorando o no y con qué intensidad.

Joven, gay, actor porno y ¡sordo!

Imagen del blog de sordera. Gay, sordo y actor porno. Fotografía de Izan Loren en el baño de su casa vestido con un pijama con forma de oso. Pueden verse varios tatuajes en su cuerpo.

Cuando este blog cumplió la mayoría de edad en su post Nº 21 hablamos de sexo. En el número 150 (que es éste) vamos a volver a hacerlo.

El proceso de inclusión de las personas con discapacidad dentro de la sociedad pasa por la normalización. No es necesario que por tener una discapacidad haya que triunfar, se puede tener una vida normal (entendiendo normal como dentro de la media). En numerosas ocasiones se habla de las personas con discapacidad que superan sus límites; corredores a los que les falta una pierna y baten récords; personas con discapacidad visual expertos en comunicación; doctores en derecho a los que estar en una silla de ruedas no les ha amedrentado; etc…

No obstante, en el libro Sordo ¡y qué! hay numerosos ejemplos de personas con discapacidad auditiva que han “triunfado en la vida”. Para muchos de ellos conseguir un empleo ordinario era un triunfo. Aprobar una oposición, llegar a ser profesor, o simplemente terminar el bachillerato eran grandes logros.

Es lo que ha conseguido Izan Loren; un joven sordo, gay y actor porno. Como muchos jóvenes españoles emigró por la crisis y decidió buscar un empleo. La particularidad de Izan fue que decidió, siguiendo su sueño de la infancia, adentrarse en un mundo muy competitivo; pero en el que por suerte, su discapacidad no fue un impedimento.

Además de la actuación, Izan tiene otras pasiones, sueños y metas; como cualquier joven de su edad. ¿Quién a los 19 años no quiere comerse el mundo? Hace poco concedió una entrevista en la que cuenta su experiencia. Como es lógico, el contenido no es apto para menores:

 

Fuente de la imagen:

HTTPS://PBS.TWIMG.COM/MEDIA/B7GXMZJCAAA5RBU.JPG

Cuarta Jornada del Curso de iniciación a la lengua de señas para el museo Alberto Mena Caamaño

Dibujo del cómic de un preso bajando las escaleras con una bola de metal atada a su tobillo. Al bajar va rompiendo los escalones.Si tenemos los objetos y tenemos las acciones, el siguiente paso debería ser juntarlo todo. Los participantes el día de hoy aprenderán a narrar historias. Tomando como ejemplo unas viñetas deberán desarrollarla en una línea espacio temporal.

Dar a entender qué es lo que pasó antes y qué es lo que pasó después no siempre es tan fácil…

Tercera Jornada del Curso de iniciación a la lengua de señas para el museo Alberto Mena Caamaño

Siluetas de varios objetos cotidianos que se pueden encontrar en una casa. Un ventilador, una cuchara, un candelabro, etcéteraCantar con un peine; conducir con un plato o remar con una cuchara son actividades poco usuales. Sin embargo, los asistentes de hoy tendrán que hacer estas actividades y mucho más.

Tras los objetos, veremos acciones. ¿Es tan fácil como parece realizar una acción y que otros la entiendan? Lo averiguaremos en la clase de esta tarde.

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Excelente ejemplo de porqué un intérprete debe contar siempre con una buena preparación.

Traducir es descubrir

Un buen intérprete puede salvar vidas. Un intérprete no cualificado puede llegar a matar.

Bien. Es lógico y es de cajón, pero todavía son escasas las personas que se dan cuenta de ello. En los hospitales y clínicas, muchos de los pacientes suelen tirar de conocidos que chapurrean ambos idiomas y adoptan la figura de intérprete. Si no hay otra opción, estupendo, ¿no? Juzgad por vosotros mismos:

Tras esta pequeña introducción, os contaré que he sido testigo de un accidente que podría haber sido muy grave a causa de un error de interpretación que ocurrió porque el intérprete en cuestión no estaba cualificado.

Imaginad que un paciente se pone en manos del médico. Imaginad que no entiende absolutamente nada. Imaginad que dicho paciente se gira hacia otro miembro del personal en busca de su ayuda porque lo necesita para contarle al médico lo que le pasa: sus problemas, sus dolencias, cómo se siente… Todo. Esa persona (el «intérprete»)…

Ver la entrada original 377 palabras más